Galería

Nombres de marcas en China: Un desafío para las empresas occidentales

Bajo la superficie de la sociedad china se esconde una capa de supersticiones que influyen considerablemente en la vida diaria de gran parte de la población. Desde la construcción de edificios públicos o privados, donde se incluyen a menudo estudios de fēngshuǐ (风水) para sintonizar las energías de la naturaleza con el proyecto, y así fortalecer su éxito en el futuro, hasta en la elección del nombre de un negocio, es curioso ver como en China muchas acciones comerciales están impregnadas de unas creencias sobrenaturales desconocidas en las prácticas y relaciones empresariales occidentales.

Si estamos valorando la posibilidad de introducirnos en el mercado chino, seguramente nos vendrán a la cabeza una serie de dudas o cuestiones sobre qué hacer con el nombre de nuestro negocio. ¿Funcionará en China? ¿Necesitamos realmente que nuestra empresa tenga un nombre chino?

Cadena de supermercados DIA en China

Si queremos conseguir presencia y resonancia en ese mercado, y ser competitivos, es muy recomendable contratar los servicios de un experto en branding que conozca el sector del mercado chino en el que queremos introducirnos para que nos acompañe y asesore en el proceso de internacionalización de nuestra marca. Existen varios factores por los que es aconsejable adaptar el nombre occidental de nuestra empresa al idioma chino. Para mí el más importante es que puede ayudar a los consumidores chinos a que recuerden y pronuncien nuestra marca más fácilmente. ¿Cuántas veces hemos visto un anuncio en televisión y luego nos ha sido imposible recordar el nombre del producto que se anunciaba? Generalmente los productos con nombres más cercanos a nuestro entorno cultural, social o familiar son los que tienen más probabilidades de ser adquiridos durante los procesos de compra. Es un factor psicológico, casi subliminal, pero que es una pieza importante a la hora de acercar una marca a un público. Además si escogemos cuidadosamente los ideogramas que formaran nuestro nombre chino, podemos asociarle unas cualidades positivas extras. Veamos a continuación algunos ejemplos relacionados con este tema.

Nombre original Mandarín simplificado Transcripción fonética (pīnyīn)
Coca-Cola 可口可乐 Kěkǒukělè
Es un ejemplo excelente de una buena elección de brand name , ya que no solo suena muy parecido a Coca-Cola en inglés, sino que además sus ideogramas transmiten unos valores de buen sabor y diversión que el nombre original no consigue alcanzar.
Reebok 锐步 Ruì bù
Igual que en el caso anterior, sonido y significado van de la mano. Los caracteres del nombre en chino significan “Pasos rápidos”.
Colgate 高露洁 Gāolùjié
Aquí también el significado acompaña a la traducción con la misma fuerza que la parte fonética.  Se podría traducir por “El que muestra una limpieza superior”.
Lay’s 乐事 Lèshì
Mantiene el recuerdo de la pronunciación de la marca en inglés, pero además nos añade una connotación positiva y alegre al sentido del nombre. Su traducción podría ser “Cosas felices”.
Cadillac 凯迪拉克 Kǎidílākè
Es un ejemplo de traducción puramente fonética, y sin significado alguno, del nombre de una marca comercial occidental al idioma chino.
Peugeot 标致 Biāozhì
El nombre de esta marca en el mercado chino es un ejemplo de una mala traducción, ya que “Biāozhì” se asemeja mucho al término “Biǎozi” (婊子) que en el chino coloquial significa “Puta”.
Bing 必应 Bìyìng
El buscador de Microsoft tuvo que renombrarse en China por la desafortunada coincidencia de que su nombre occidental sonaba igual que la palabra china para decir “enfermedad”: 病 (Bìng).
Best Buy 百思买 Bǎisīmǎi
Es otro ejemplo de cómo no solamente se debe tener en cuenta la fonética a la hora de traducir una marca, sino que también se debe cuidar su significado. En chino viene a decir “Piénsatelo 100 veces antes de comprarlo”.
Anuncios

2 Respuestas a “Nombres de marcas en China: Un desafío para las empresas occidentales

  1. José González

    ¡Interesante post! En el mundo occidental tenemos también ejemplos de marcas asiáticas que han tenido que cambiar incluso el nombre de sus productos para poder entrar al mercado. El ejemplo más evidente que se me viene a la cabeza es el del 4×4 Mitsubishi Pajero, al que le tuvieron que poner Montero para introducirlo el mercado español y latinoamericano.

    • Gracias José, es cierto lo que dices, bautizar un producto o una marca con un nombre atractivo no es tarea sencilla para las multinacionales. Lo que en un país puede sonar bien, en otro puede resultar ridículo o ofensivo.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s